domingo, 22 de enero de 2012

Voto femenino: “el tiempo apremia”...



1947 - Voto femenino: “el tiempo apremia”...

09-09-1947 Eva Perón había regresado de Europa e inmediatamente insistió en la necesidad de que se sancionara la ley esperada por la mayoría de las mujeres argentinas. Distintos grupos de mujeres “a las seis de la tarde”, abandonaron “las fábricas, talleres y sus casas para agolparse en la puerta del Congreso” para insistir en la sanción de la ley. En compañía de su amiga Lilian, de Isabel Ernst y de numerosas mujeres, desde un palco presenció el debate final en la Cámara de Diputados, en la sesión especial que trató sólo ese asunto, con la presidencia del Dr. Ricardo C. Guardo, representante de Capital Federal. La sesión comenzó a las 16 con la lectura del despacho sobre los proyectos presentados por el Poder Ejecutivo y por los diputados Justo Díaz Colodrero, Eduardo Colom, Miguel Petruzzi, Ernesto E. Sanmartino y José Emilio Visca; con las disidencias del Dip. Alejandro García Quiroga que propuso “la inscripción y voto facultativo” y la de los Dip. Ángel Baulina, Emilio Ravignani y Mario Mosset Iturraspe quienes propusieron un artículo fijando un plazo de dieciocho meses para la aprobación del padrón electoral femenino. El Dip. Reynaldo A. Pastor produjo un extenso despacho en minoría.

Debate en la Cámara de Diputados

Hasta las 22:50 hubo manifestaciones de distintos legisladores: el discurso del Dip. Manuel Graña Etcheverry, cordobés y peronista- abarcó diez páginas en el diario de sesiones y reflejó sus lecturas desde Diderot hasta los filósofos contemporáneos; recordó algunas reflexiones de San Agustín; leyó párrafos de las Encíclica del Papa León XIII -Serpientiæ Chistianæ- e incluyó un comentario sobre El Libro de Doña Petrona (el difundido recetario de cocina elaborado por Petrona C. de Gandulfo); rechazando algunas objeciones de la oposición porque esos derechos electorales provocarían “graves daños a la organización familiar, que sería abandonada por causa de su participación en la lucha política”.

Recordó lo expresado por el filósofo español Miguel de Unamuno: “No os apeguéis al miserable criterio jurídico de juzgar de un acto humano por sus consecuencias externas y el daño temporal que recibe quien lo sufre; llegad al sentido íntimo y comprended cuánta profundidad de sentir, de pensar y de querer se encierra en la verdad de que vale más daño infligido con santa intención, que no beneficio rendido con intención perversa”.

El Dip. Baulina terminó su discurso con “una de las expresiones más bellas de nuestra literatura, cuando en el Martín Fierro el autor pone en boca del protagonista aquella maravillosa estrofa llena de ternura y de hondo sentido humano: “Yo alabo al Eterno Padre / no porque las hizo bellas, / sino porque a todas ellas / les dio corazón de madre”.

Algunos legisladores sostenían que el voto debía ser calificado (sólo para las mujeres alfabetas), voluntario y ejercido en forma gradual en comicios municipales, provinciales y nacionales. Evidentemente, quienes habían participado durante década infame, conservaban con intransigencia sus opiniones, aun habiendo comprobado que el fraude y el crimen político ocupaban extensas columnas en los diarios, durante las campañas y en el día de los comicios; aflorando en las discusiones durante las sesiones preparatorias de las Cámaras del Congreso Nacional y de las legislaturas provinciales, en oportunidad de ser reconocidos los méritos de los ciudadanos electos y la validez de sus diplomas de diputados o senadores.

Distintas perspectivas...

Los legisladores opositores insistían en algunas tradiciones: las mujeres debían dedicarse a sus hogares y familias sin intervenir en agitaciones políticas, olvidándose de la activa participación femenina en las luchas por la independencia nacional; en el trabajo y en la defensa de los derechos sociales, en igualdad con los hombres.

El Dip. López Serrot recordó que “Emil Ludwig, en la ‘Biografía de Bolívar’, se expresa así: “Sin las mujeres, América nunca hubiera alcanzado su libertad. Muchos de los círculos, clubes y conjuraciones que entonces se formaron en América del Sur nacieron a impulso de mujeres heroicas y apasionadas. Fueron ellas las primeras en llevar la sublevación a la calle, en lucir la bandera revolucionaria, en cantar cantos patrióticos. Más tarde, siguieron a sus maridos y a sus amantes en los campos de batalla, tan firmes a caballo como de a pie; a veces con un niño al pecho, otras con pantalones de soldado, como en las viejas estampas”.

Contrasta ese reconocimiento con lo que el mismo diputado manifestó luego: “En Alemania con el voto de las mujeres sumado al de los hombres, se afianzó el totalitarismo; en Italia, las mujeres participaron del fanatismo de los hombres para exaltar y seguir a Mussolini; en el Japón, las mujeres fueron elementos sumisos para los sueños de conquista de sus gobernantes. Procuremos que no se repita eso.” Una explicación a esos argumentos contradictorios, puede ser el reconocimiento de que en el último párrafo había una alusión al coronel que junto a Evita impulsaban el incontenible movimiento nacional justicialistaque la oposición rechazó en todos los frentes.

El Dip. Sanmartino también insistió en que “la mujer debe combatir al militarismo prusiano que como una hidra de mil cabezas, después de la caída de Hitler, reaparece en diversos países de Europa y de América. En este momento en que los imperialistas del Norte propugnan solapadamente el establecimiento de regímenes militaristas en el continente para que respondan a la conducción uniforme de una guerra extracontinental, la mujer debe luchar al lado del hombre para el restablecimiento de los gobiernos civiles en América. “La mujer en el ejercicio del sufragio debe estar también contra el clericalismo falangista, que es la negación del cristianismo doctrina de amor, de fraternidad y de tolerancia, que proclama por boca de uno de sus discípulos Cristo: ‘¡Bienaventurados los pacificadores, porque de ellos será el reino de los cielos’, y dice por boca del Maestro: ‘Solamente la verdad nos hará libres”.

La preocupación de los representantes radicales por los avances del poder militar, por los hechos ha quedado demostrado que se fue debilitando hasta que en 1955 junto a todos los partidos de la oposición, celebraron jubilosamente al gobierno militar que asumió en septiembre; que puso en vigencia la ley marcial y fusiló sin juicio previo a quienes defendían al depuesto gobierno democrático.

Nada se dijo en esas sesiones, de las que formaron la primera generación de descendientes de inmigrantes, pobladores de la pampa gringa santafesina y de quienes se instalaron en otras localidades, trabajando a la par de los varones, por la paz y la justicia en el estrecho ámbito de sus familias, célula esencial de la sociedad.

El Dip. Colom insistió: “Ansío que la ley salga hoy, que la sancionemos hoy, aun con errores de detalles o de forma que en un futuro próximo podrán ser salvados con otra ley. Anhelo que dentro de pocos días, desde el Cabildo de Buenos Aires pueda el presidente de la República promulgar esta ley, a fin de que en la plaza de la República de la Capital Federal y en las plazas públicas de todo el país, desde Jujuy a Usuhaia y desde Mendoza a Entre Ríos, de Este a Oeste y de Norte a Sur de la República, puedan las mujeres aplaudir a la ley que reconoce sus derechos políticos”. Pidió “a la mayoría de la Comisión que retire su despacho y que haga suya la sanción del Senado -con contenidos similares- para que hoy pueda sancionarse esta ley y mañana pueda el Poder Ejecutivo promulgarla”.

Presencia del Ministro del Interior

El ministro Ángel José Borlenghi manifestó en el recinto que “el Poder Ejecutivo ve complacido que el proceso de tantos años para la conquista del voto femenino está llegando a su término con el triunfo de la buena causa.” Informó que las cifras provisionales del Censo indicaban que en la República Argentina habitaban 8.243.659 varones y 7.864.914 mujeres -en la provincia de Santa Fe: 887.119 varones y 812.907 mujeres- y destacó que la mujer argentina, “en todas partes donde le ha tocado actuar con su trabajo físico, con su inteligencia, con su perseverancia, con su espíritu de progreso ha conquistado este derecho al voto. Con su acción ha demostrado que no es inferior al varón, y por tanto, tiene derecho a elegir sus gobernantes. No se le hace sino justicia. Los reparos y los recelos que pudieran tenerse con respecto al ingreso de la mujer a la actividad política, en cuanto ello pudiera señalar una discrepancia con el resto de la familia, no son admisibles, pues es innegable que la mujer ya participa de opinión política, tiene papel militante en la política.” Advirtió que “la mujer ha aprendido a luchar por sus derechos en otros campos que no son precisamente políticos: en el campo del trabajo y esencialmente en el movimiento sindical. En los sindicatos auténticos no hay diferencias entre varones y mujeres; éstas son elegidas para cualquier cargo en igualdad de condiciones que aquellos. Si allí lucha por sus derechos y ejerce su defensa económica, también puede ejercer los derechos políticos”.

Últimas manifestaciones

El Dip. Miguel Petruzzi reconoció que era “legítimo que la mujer aspire a ejercer los deberes y derechos políticos” y dirigiéndose a las “mujeres Argentinas” expresó: “hoy les entregaremos un derecho para que lo eleven con altura hacia un solo ideal, sosteniendo los principios revolucionarios que os entregamos levantando siempre la bandera la patria. Contaréis con el apoyo de mujeres que os defenderán en vuestro movimiento; y me refiero especialmente a nuestra primera dama argentina, la señora María Eva Duarte de Perón, que, con altura, nos llevará al triunfo de vuestras aspiraciones”.

El Dip. José Emilio Visca insistió en que la mayoría estaba en condiciones de aprobar el proyecto porque disponía de los dos tercios de los votos. Advirtió con énfasis: “No vamos a temer ni al juicio público, ni al de esta Honorable Cámara, ni al de la prensa...”

El pensamiento de Evita

Consciente de que Eva Perón no podía hablar en el recinto de la Cámara porque ese derecho le corresponde a los legisladores y a las autoridades, su prédica fue oportunamente exaltada por el diputado Visca, quien leyó “algunos párrafos que pertenecen a quien en todo momento ha sido la expresión de este pensamiento femenino y llevó la representación de la mujer argentina a la vieja Europa, la señora de Perón”: “La mujer puede y debe votar.

El voto femenino, la facultad de elegir y de vigilar desde la trinchera hogareña el desarrollo de esa voluntad, se ha convertido así más que en una aspiración, en una exigencia impostergable. La mujer puede y debe condicionar su propia conciencia a la conciencia de la comunidad, de la que forma parte activa y vital. En el camino del hogar a las urnas, está implícita la transformación de la vida cívica argentina, ajena a toda sugestión electoral que no sea la reclamada por la probidad, la conducta y el sentido del orden que rigen la sensibilidad y el espíritu femenino. La mujer puede y debe votar en mi país. La mujer votará, si los camaradas legisladores -ahondando en sus responsabilidades nacionales- ofrecen a todo un vasto y ansioso sector humano el precioso instrumento de su reivindicación civil: el derecho a elegir y ser elegidas, como en las comunidades democráticas más avanzadas del mundo.

No defiendo, pues, privilegios de cuna, ni abogo por la continuidad de una prebenda pública. Sufrí como todas vosotras, el 17 de octubre, cuando la regresión intentó arrebatarnos el esfuerzo generoso de una revolución, pensada, realizada y consolidada en favor de los explotados, los humildes, los débiles y los olvidados.

He aprendido en el dolor de cada día, la escuela de la sencillez. Conozco la crudeza de esperar. Sé de la angustia de ver propuesta una aspiración, y la certidumbre de poder abarcar ahora todo aquello que veía remoto e inaccesible, me hace ser modesta ante las cosas.

El drama diario es mi propio drama, puesto que lo comparto con todos. La alegría cotidiana o el problema, son asimismo míos, y nada ni nadie podrá distraerlos de mi labor.

El voto femenino restablecerá esa apremiante ausencia de iniciativa pública en la mujer. El voto femenino, abolirá al fin el complejo de autoridad de la mujer ante el panorama dinámico de su país. El voto femenino avasallará el tutelaje incomprensible que las leyes ejercen sobre la mujer argentina, y la colocará, por fortuna, en el plano de vigencia política a que su sacrificio permanente le ha dado justo derecho. Con el voto femenino sancionado, vamos hacia la integración de un sistema político depurado aportando al país una experiencia electoral que millones de mujeres aguardan con sus mejores impulsos.

El voto femenino no será una abstracción, ni una nebulosa. Ninguna mujer argentina puede mostrar indiferencia ante su inminente aprobación en el Congreso.”

Estaban inscriptos cincuenta oradores y El Dip. Enrique Decker propuso el cierre del debate, decisión rechazada la oposición. El Dip. Emilio Ravignani exclamó “¡Y después quieren que voten las mujeres! e inmediatamente el Dip. Edmundo Zara -mendocino- gritó: “¡No dejan hablar a los hombres y quieren que voten las mujeres!” mientras el Dip. Ricardo Balbín manifestó: “Las mujeres van a aprender cómo se cierra el debate.” Votaron nominalmente esa moción, por la afirmativa 75 diputados -mayoría peronista- y 37 por la negativa. Después de breves discusiones, ese aprobó con 81 votos positivos que se considerara el proyecto venido en revisión del Honorable Senado y fue aprobado por unanimidad. Quedó sancionada la ley que en el art. 5º dispuso que “no se aplicarán a las mujeres las disposiciones ni las sanciones de carácter militar contenidas en la ley 11.386. La mujer que no cumpla con la obligación de enrolarse en los plazos establecidos”, estará sujeta a una multa o cumplirá un arresto en su domicilio. La sesión terminó a las 22:50.

Promulgación de la ley 13.010

23-09-1947 Había nubes sobre la Capital de la República y la agitación de un volcán en el espíritu de las mujeres que rodearon a la histórica Pirámide de Mayo. Todos los balcones de la Casa Rosada se poblaron con entusiastas funcionarios que habían apoyado a Eva Perón en ese justo reconocimiento. Aproximadamente a las 19, el pueblo que ya sabía de qué se trata, aclamó la presencia de Perón y de Evita. Se oyó el Himno Nacional y el coro de mujeres acentuaba el grito de ¡Libertad! ¡Libertad¡ ¡Libertad! porque hasta entonces debieron soportar a los gobiernos votados sólo por los varones que integraban el padrón electoral.

Pocos habían comprendido que esa discriminación las ubicaba como extranjeras en su propia tierra, aún en peores condiciones porque con carta de ciudadanía existía autorización legal para votar.

El ministro del Interior Ángel Borlenghi entregó el texto legal a Evita. Con insoslayable emoción sólo atinó a expresar: ¡Me tiemblan las manos!... y en esa síntesis se justificaron todos sus desvelos porque habían transcurrido tres décadas desde el primer proyecto legislativo.

Con la vehemencia que la caracterizaba, reconoció: “El voto que hemos conquistado es una herramienta nueva en nuestras manos. Pero nuestras manos no son nuevas en la lucha, en el trabajo y en el milagro perpetuo de la creación. Tenemos, hermanas mías, una alta misión que cumplir en los años que se avecinan. Luchar por la paz. Pero la lucha por la paz también es una guerra. Una guerra declarada y sin cuartel contra los privilegios de los parásitos que pretenden volver a negociar nuestro patrimonio de argentinos.

Una guerra sin cuartel contra los que avergonzaron, en un pasado reciente, nuestra condición nacional. Una guerra sin cuartel contra los que quieren volver a lanzar sobre nuestro pueblo la injusticia y la sujeción”.

El presidente Perón habló a la multitud reunida en la Plaza de las revoluciones, para celebrar la promulgación de la ley que otorgó a las ciudadanas argentinas, el derecho a elegir y ser elegidas. Dijo Perón en ese momento: “Resabios de incultura y de civilización, propios de pueblos primitivos, viven en la mente de algunos hombres para quienes la cultura no ha representado sino un beneficio material. Son esos resabios los que han permitido llegar hasta 1947 con la mujer relegada a un lugar secundario en la vida de este pueblo, cuando ella debe ser la formadora de la nacionalidad, ya que es la primera maestra del niño desde su cuna misma. Es allí, en la misma cuna, donde comienza a enseñarle al hombre que debe ser honrado, virtuoso y patriota... No es posible que la mujer, que vive sacrificada, que vive con abnegación, no tenga el derecho de compartir con el hombre las decisiones que nos conciernen a todos en la vida de la Nación”.

“La ley que reconoce los derechos cívicos de la mujer modifica un estado de cosas que representaba en nuestro medio un anacronismo político. Reconoce que no habíamos cumplido integralmente con nuestra Constitución, y estos derechos que asisten a la mujer igual que al ahombre, tardíamente reconocidos, vienen a llenar un vacío que la nacionalidad exigía desde hace mucho tiempo. ix

Eva Perón convertía en realidad los propósitos de las Naciones americanas, no sólo porque apoyó con firmeza los derechos políticos de la mujer, sino porque con su obra desde la Fundación contribuyó al reconocimiento del “papel trascendental de esposa, madre, ama de casa y con frecuencia de proveedora económica para el sostenimiento del hogar” de la mayoría de las mujeres argentinas. Supo acompañar a Perón en la protección de “la familia, como célula social” cooperando “con energía y decisión” para asegurar “su estabilidad moral, su mejoramiento económico y su bienestar social”, como se había declarado en marzo de 1945, en las actas firmadas en Chapultepec.

“Luchar por la paz”

Reflexionó luego Evita: “Tenemos hermanas mías, una alta misión que cumplir en los años que se avecinan. Luchar por la paz. Pero la lucha por la paz, es también una guerra. Una guerra declarada y sin cuartel contra los que avergonzaron, en un pasado próximo, nuestra condición nacional. Una lucha sin cuartel contra los que quieren volver a lanzar sobre nuestro pueblo la injusticia y la sujeción.” Llovía sobre la Plaza de Mayo. Algunos grupos expresaban su disconformidad por la nueva ley, la mayoría hacía escuchar sus estribillos. Eva Perón afirmaba: “El voto que hemos conquistado es una herramienta nueva en nuestras manos. Pero nuestras manos no son nuevas en las luchas, en el trabajo y en el milagro perpetuo de la creación.”

Empadronamiento femenino

22-12-1947 En la Legislatura de Santa Fe, los diputados Francisco González Salmerón y Ángel Celestino Marini -justicialistas- presentaron un proyecto de ley que en el art. 1º disponía que “la mujer nativa, naturalizada o extranjera tiene los mismos derechos políticos y está sometida a las obligaciones establecidas en las leyes para los varones” y en consecuencia, en el art. 2º se disponía que “el Poder Ejecutivo dentro del plazo de 18 meses organizará los servicios necesarios para la formación y funcionamiento del fichero provincial y padrón electoral de mujeres, independiente de los registros de electores varones”. Mientras tanto se avanzaba en la organización de los padrones en la jurisdicción nacional.

(Del libro inédito “El tiempo de Perón” - 1946-1952 - t. II)

Casi colofón...

En una agenda de Teresa Cascajo -la mujer tallada, talada y tarada-, han quedado estas señales que quizás podrán servir para elaborar algunas claves...

“- Tener un automóvil o un automotor -que de lo inmanente lleve a lo trascendente-. No hay que hacer antesalas para el dominio, ni para la patente, ni esperar que entreguen las constancias con los números de la chapa que será entregada después de una reiterada prórroga, durante varios meses.

- Viajando en el colectivo o en taxis, es posible estar más informado que sólo mirando la televisión y leyendo algunos diarios y revistas.

- Des arma, agobia la falta de comprensión, de tolerancia y de solidaridad. Todos parecen estar mirando al otro, pocos se miran sin espejos, desde su compleja interioridad.

- Acosan las complicidades, la mediocridad, la envidia... que se asemejan a vacunas contra el talento de los soñadores y de los hacedores.

- Hubo un tiempo de ‘adiós al almidón’ y a cualquier superficial apresto. La trama que se va creando sobre la urdimbre es la que genera su belleza y su resistencia.

- Hace falta tiempo, para crecer y madurar, para equivocarnos y demostrar voluntad para corregirnos; para vivir en armonía y ser conscientes de que sólo somos una ínfima parte del cosmos.”

Lecturas y síntesis: Nidia Orbea Álvarez de Fontanini.

i Sugiero leer: O’Donnel, Mario Pacho. Juana Azurduy – La teniente coronela. Buenos Aires, Editorial Planeta, 1994.

ii Rosa, José María. Historia Argentina. Tomo 1. La Revolución 1806-1812. Buenos Aires, Editorial Oriente, 1992, p. 136-139.

iii Abad de Santillán, Diego. Historia Argentina. T. 2. Buenos Aires, TEA –Tipográfica Editorial Argentina-, 1965, p. 586-598.

iv José Ignacio Warnes nació en 1771 –ó 1772- en Buenos Aires y participó junto al general Manuel Belgrano en la expedición al Paraguay, fue tomado prisionero y trasladado a Montevideo pero rescatado volvió a estar junto a Belgrano; luchó en las batallas de Tucumán, Saltas, Vilcapugio, Ayohuma. Reconocido con el grado de coronel, Belgrano le encomendó que reorganizara las fuerzas de Santa Cruz de la Sierra y cumplió esa misión, logró vencer al enemigo pero en 1816 ante una nueva invasión realista entraron en combate; Warnes cayó y quedó debajo de su caballo, circunstancia favorable para que el general Aguilera lo decapitara y después exhibieran su cabeza en la plaza, donde luego levantaron un monumento en su memoria...

v Luisa Padilla Azurduy nació en 1815 y nombraba “la Huachi” a su protectora Anastasia. Aproximadamente en 1833 conoció a Pedro Póveda Zuleta, un cholo que la amó y supo comprenderla en su rebeldía y sus temores. Luisa murió en 1880.

vi Leer: O’Donnell, Mario Pacho . Capítulo III de Historia Argentina que no nos contaron - El grito sagrado, Buenos Aires, Editorial Sudamericana.

vii Bernardo de Monteagudo, según varios biógrafos nació el 20 de agosto de 1785 pero algunos autores indican que no hay datos precisos. Estudió Derecho en Chuquisaca y expuso su tesis: “Sobre el origen de la sociedad y sus medios de mantenerla” en junio de 1825. Entusiasta lector, cambió su rumbo a partir de su participación en la sonada del 25 de mayo de 1809 cuando impulsó a los estudiantes a levantarse contra “la entrega a los portugueses” y luego fue enviado como delegado a Potosí mientras las noticias de los tumultos de Charcas llegaron a Buenos Aires. Luego fue detenido y encarcelado. Después de mayo de 1810, Castelli lo nombró su secretario y tras la batalla de Huaqui viajó a Buenos Aires, dirigió La Gazeta; luego fundó la Sociedad Patriótica e integró la Logia Lautaro. Hacia 1816 viajó a Europa. Acompañó a San Martín en su campaña, fue nombrado ministro de Guerra y Marina, después de Gobierno y Relaciones Exteriores. Estuvo vinculado a Simón Bolívar, regresó a Lima en 1824. Al ser herido por una puñalada, murió el 28 de enero de 1825.

viii Argentina. Congreso Nacional. Cámara de Diputados, Diario de Sesiones, 1952, t. II. p. 843.

ix Perón, Juan Domingo. Habla Perón. Argentina, Presidencia de la Nación, Subsecretaría de Informaciones, p. 31, 80.

FUENTE: http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content&view=article&id=507:justicialismo--un-largo-camino&catid=68:aproximaciones-al-justicialismo&Itemid=72

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Etiquetas

11 de Noviembre de 1951 (1) 12 de octubre de 1947 (1) 16 DE JUNIO DE 1955 (3) 17 de Octubre (1) 1935 - 1945 (1) 5 de Julio de 1946 (1) 60º ANIVERSARIO DEL VOTO FEMENINO (1) ALBERTO JOSÉ ITURBE (1) Alejandra Marino (1) alejandra soler (1) ALEJANDRO OLMOS (1) Alemanía (1) Alianza Libertadora Nacionalista (1) Ana Carmen Macri (1) Ana Macri (3) Anabela Gorza (1) Ángel Vicente Peñaloza (1) Aníbal Segismundo Fernández (1) Aniversario del fallecimiento (1) Antenor Sánchez (1) Argentina (1) atizador de fuegos (1) AVELINO FERNÁNDEZ (1) Bernardo Alberte (1) Biografía de María Eva Duarte de Perón (1) Bolsa de Comercio 1944 (1) Campo Quijano (1) carlos abrahan (1) Carlos Caride (1) Carlos Piñeiro Iñiguez (1) Carolina Barry (1) carta de Perón (1) carta de Perón a Mao (1) Celina Martinez Paiva (1) César Marcos (1) Chaco (1) claves de la memoria (1) Comando Superior Peronista (1) Comando Táctico Nacional (1) COMANDO TACTICO PERONISTA (1) Comisión Auxiliar Femenina de la CGT (1949) (1) compañeras de Eva Perón (1) comunidad organizada (1) Congreso de Filosofía del 49 (1) CONICET (1) Consejo Coordinador y Supervisor del Peronismo (1) Consejo Superior del Partido Peronista (1) CONSTITUCIÓN TABÚ (1) Corrientes (1) Cristianismo y Revolución (1) Decreto Ley 4161 (1) Delegadas Territorianas (1) DELEGADOS TERRITORIANOS (1) Delia Degliuomini de Parodi (2) Derechos de la mujer (3) Día de la Raza de 1947 (1) Día de los Derechos Políticos de la Mujer (1) DIA NACIONAL DE LOS DERECHOS POLÍTICOS DE LA MUJER (1) Diputada Provincial de Catamarca (1) disandro (1) Discurso (1) Discurso de Eva Perón (1) DISCURSO DE MARÍA EVA DUARTE DE PERÓN A LAS MUJERES ESPAÑOLAS. (1) Discurso del Gral Perón (1) Discursos de Evita (1) Documental (1) el Chacho (1) EL EXILIO PERONISTA (1) El Ing. Richard F. Maury (1) El Pacto Perón-Frondizi (1) el sanitarista de los argentinos (1) EL SER NACIONAL (1) Elecciones 11 de noviembre de 1951 (1) elecciones generales del año 1951 (1) ELENA FERNICOLA (2) ELVOTO A FRONDIZI (1) enseñanza religiosa (1946-1955) (1) entrevista año 1968 (1) Envar El Kadri (1) ESTER M. FADULL (1) Esther Mercedes Fadul (1) EVA PERON (4) Eva Perón (3) Eva Peròn (1) EVA PERON ACTRIZ (1) Evita (13) ex diputada Esther Fadul (1) Ezio Lorenzelli (1) FADEA (1) Felipe Vallese (1) ferrocarril (1) flota de mar (1) fórmula Framini- Anglada (1) FRAMINI- ANGLADA (1) Framini-Anglada (1) Frente Cívico de Liberación Nacional (1) FUNDACIÓN EVA PERÒN (1) fusilamientos de León Suarez (1) General Charles De Gaulle (1) general Edelmiro Farrell (1) general Manuel Savio (1) Getino (1) Gladys del Valle Porcel (1) gobierno peronista (1946 - 1955) (1) Gral Juan D Perón (2) Gral. ALONSO BALDRICHn nacionalismo (1) GRAL. PERON.POLÍTICA INTERNACIONAL (1) GREMIALISTA COMBATIVO (1) Hernan Benitez (1) HILDA NELIDA CASTAÑEIRA (1) Historia de la Pumita cordobesa (1) Historia de las motos Puma (1) Historia de una traición (1) Hortensia N. Rodríguez de Porcel (1) Hortensia Natalia Rodríguez de Porcel (1) Huaytiquina (1) HUGO DEL CARRIL (1) IAME (1) Iglesia católica (1) Illia (1) independencia económica (1) ingleses y masones en Salta (1) John William Cooke (1) Jorge Fernando Di Pascuale (1) Jorge Rulli (4) Juan D. Perón (1) Juan D. Perón y el Montañismo (1) Juan Domingo Perón (10) Juan Gabriel Labaké (1) Juan Ignacio San Martín (1) Juan José Hernández Arregui (2) JULIO TROXLER (1) La fuerza es el derecho de las bestias (1) La Fundación Eva Perón. (1) La mujer (1) La Mujer en el Peronismo (1) LA PAMPA (1) La resistencia peronista (2) La revolución justicialista (1971) (1) Las Muchachas (1) las primeras presidencias peronistas (1946-1951) (1) legisladoras (1) Les Ambassadeurs. (1) Línea Dura (1) Lista Amarilla (1) Mar del Plata (1) MARGARITA PALACIOS (1) María Estela Martínez de Perón (1) MARIA GRANATA (2) MENDOZA (1) Mensaje ambiental (1) Mi Mensaje (2) Miguel Ragone (2) moto Puma (1) motocicletas del General Peron (1) mujeres argentinas (1) Myriam Corbacho (1) Nélida de Miguel (2) Nelly Omar (1) Nora Lagos (1) OPERACION MASACRE (1) padre del Rastrojero (2) Padre Mujica (1) Palacio Unzué (1) PANAMÁ. (1) Partido Peronista Femenino (4) partido Peronista Salteño (1) PAULINA ESCARDO de COLOMBO BERRA (1) PERIÓDICOS LÍNEA DURA Y SOBERANÍA (1) Perón (5) Perón a la Rosada (1) peronismo (1) PERONISMO SALTEÑO 1946 -1949 (1) plan conintes (1) política (1) portaaviones "ARA Independencia" (1) Presidencia de Juan D. Perón (1946 - 1952) (1) PRIMER GOBIERNO DE PERON (1) primera delegada de Evita en Tucumán (1) PRIMERAS DIPUTADAS NACIONALES (2) provincia de Salta (2) Proyecto Lofer (1) Ramal C 14 (1) Ramal C-13 (1) ramal C-14 (1) RAMAL C14 (1) Ramón Aguilar (1) Ramón Carrillo (2) Ramón Landajo (1) Raquel Adet (1) Raúl Gómez (2) RESISTENCIA PERONISTA (7) resistencis peronista (1) Revolucion fusiladora (1) Revolución fusiladora (2) Ricardo Alonso (1) Roberto Bardini (1) Salta (2) SALTA: El Consejo Superior del Partido Peronista -1951 (1) Seferina del Carmen Rodriguez (3) Seferina del Carmen Rodriguez de Copa (4) Seferina del Carmen Rodríguez de Copa (1) Setiembre de 1955 (1) sinarquia (1) Sinfonía del Sentimiento (1) sionismo progre (1) Solanas (1) Sra. María Argentina Chacana (1) Taco Ralo (1) tehuelches (1) Tractor Pampa (1) TRIUNFO ELECTORAL DE PERÓN EN 1946 (1) Unidades Básicas Femeninas (1) unsa (1) usina de corralito (1) Verdadero Poder Mundial (1) voto a Frondizi (1) Voto femenino (5)