viernes, 27 de enero de 2012

El Comienzo de la Resistencia





El Descamisado - Año 1 número 1 - Uno de los primeros diarios que circulaban clandestinamente y que traía en tren desde Buenos Aires. 30 de nov. de 1955


El bombardeo a la Plaza de Mayo del 16 de Junio de 1955 produce en mí, justamente, un fuerte impacto emocional debido a lo trágico que resultó ese hecho, y a la evidencia que en el país se producía un cambio drástico en la subsistencia del pueblo.

Por ello, inmediatamente entré a buscar coincidencias con los compañeros más cercanos, a efectos de oponernos a lo que veíamos se aproximaba.

Producido el golpe definitivo de Septiembre, con la destitución del gobierno peronista, entramos en acción rápidamente.

No podía esperar para accionar. Así que con los pocos con que me encontraba (todavía no me habían dejado cesante en mi empleo y aprovechaba todos los contactos que tenía: dirigentes gremiales, políticos, y gente común), empecé a exteriorizar mi disposición a oponerme al gobierno que, ya se veía, venía violento. Se habían producido el levantamiento de Rosario donde habían matado a varios peronistas, las primeras detenciones de legisladores y dirigentes peronistas, la persecución y encarcelamiento de los militantes que manifestaban su oposición al nuevo régimen (ver en los relatos de mis detenciones). Y también la silenciosa represión a todo el que fuera peronista: en las fábricas, ministerios y universidades, con cesantías y marginación. Todo esto genera una parálisis en la reacción del peronismo, y también hay que decirlo, parte de miedo y desconcierto, ya que el líder del movimiento estaba en el extranjero.

No eran momentos fáciles, pero mi frase, con la que remataba la charla con cada compañero que intentaba "reclutar", lo recuerdo perfectamente, era "Sin ser más valiente que nadie, aunque sea yo solo, me voy a oponer al gobierno de todas las formas que sean necesarias".
Y así trabajaba todos los días para conseguir el apoyo de nuevos compañeros, a la vez que buscaba la coordinación con otros que ya empezaban a accionar, a efectos de tener organizado lo que se debía hacer.

MI CESANTÍA

Me dejan cesante por peronista en Noviembre de 1955. Me denunciaron los que se engancharon con la Revolución Libertadora, diciendo que mi actividad era abiertamente peronista. Me acusaron primero de que como yo organizaba los torneos intersindicales y en ellos se invertía mucho dinero, debía haberme aprovechado de los fondos de la Dirección de Educación Física para beneficio propio o del Partido.

Nombraron un abogado sumariante que me inició una investigación, el Dr. Bolla, con el que a raíz de esta relación quedamos como amigos. En el expediente aclaré detalladamente como manejaba yo esa actividad y que no administraba dinero, que sólo era el organizador, el dinero lo manejaban los contadores. Salí absuelto.

Pero la Dirección de Educación Física había sido intervenida, como fueron intervenidos todos los organismos del Estado. En este caso por tres dirigentes, un comunista y dos socialistas: uno de ellos descendiente directo de Juan B. Justo, un tal D'ollan. Luego, vaya paradoja, fueron procesados por malversación de fondos. 

Entonces, aunque del sumario salí limpio y sin ningún cargo en contra, estos interventores fueron informados por parte de los adversarios que tenía en la Dirección (generalmente radicales contra los que yo me enfrentaba a diario), de mi actividad peronista. Les habían hecho llegar un artículo de los diarios en donde yo organizaba un homenaje a Juan Manuel de Rosas en la Plaza San Martín de La Plata. A partir de ello justamente se me acusaba de ser nacionalista y me incluyen en un decreto colectivo de cesantía junto con un montón de compañeros. En ese decreto no se animaron a manifestar las razones políticas que lo motivaban, así que quedamos todos "cesantes sin causa".

Intenté conseguir el seguro de desempleo, pero me lo denegaron porque me informaron que estaba en condiciones de jubilarme. Entonces inicié los trámites (el Instituto de Previsión Social estaba en ese entonces en 11 y 53, donde ahora funciona Radio Provincia). Iba todas las semanas y nunca había novedades de mi expediente, hasta que un día la empleada de Mesa de Entradas, un poco preocupada por mi situación me dice "No sé que pasa con su expediente, ¿usted que hacía antes de quedar cesante?. Entonces le cuento de mi actividad como peronista y recuerdo que textualmente dice, con gesto de habérsele revelado una verdad: "Ah... ahora entiendo... ¡Su expediente tiene plomo! Siempre está debajo de la pila, nunca va a salir".
Y así fue, mi trámite de jubilación duró añares. Eran sutiles maneras de condenar a los peronistas, que se repetían en todo el país y de diferentes formas.

La malaria y los primeros movimientos.


Entonces, sin trabajo ni jubilación ni un peso en el bolsillo, empecé a vender uno a uno todos mis muebles para poder comer, mientras que junto con otros compañeros que habíamos quedado en la calle comenzamos a ver la manera de resistir la situación económica.
Primero con Alfonso Lewille intentamos vender ladrillos, pero la cosa no anduvo.


Luego los compañeros Huwiller y el Dr. Carlos Carrasco se contactan con una empresa italiana que vendía autobombas para incendio, metales y derivados. Ahí me nombran Jefe de Ventas. Las oficinas de esta empresa estaban en pleno centro porteño, en calle Esmeralda casi Córdoba.
Como lo único que me impulsaba a trabajar era mantenerme mínimamente a nivel económico para seguir con la Resistencia, en definitiva este empleo se transformó en una perfecta pantalla para mis actividades clandestinas, ya que tenía que ir en nombre de la empresa a todas las fábricas del Gran Buenos Aires y La Plata, para ofrecer los productos.

En esos viajes diarios me conectaba con todos los compañeros que estaban activando, llevaba y traía información.

También traía a La Plata los primeros periódicos impresos ocultamente que se oponían al gobierno y que sólo se conseguían en algunos lugares de la Capital. Cuando en La Plata empezaron a circular, a los Servicios de Inteligencia no les gustó nada y comenzaron a realizar cateos a los que bajaban del tren. Así que empecé a descender, ya no en la estación terminal del ferrocarril, sino que me bajaba en una parada antes, en Tolosa, y de ahí me tomaba el colectivo hasta La Plata.

Y así, tanto cuando viajábamos o mientras actuábamos en La Plata, fuimos buscando organizar la manera de resistirnos a lo que ya venía. Las primeras reuniones las hicimos en la casa de Huwiller (secretario administrativo de la Cámara), en 8 y 54, con el Dr. Carlos Carrasco, Marizcurrena y Otto Burgos, entre otros pocos.

Obviamente los diarios no decían nada de lo que pasaba. Para la prensa Perón era sólo el Tirano Prófugo, y todo lo relacionado con el peronismo se falseaba o manipulaba. La comunicación entre el pueblo peronista se debía hacer boca en boca, a partir de reuniones o de los diarios clandestinos, ya que la prensa toda jugaba para la estrategia del gobierno.
En ese momento los militares y sus aliados pensaban que con represión, tiempo y Perón fuera del país, el peronismo iba a ir languideciendo.

LAS PRIMERAS DIRECTIVAS DE PERON

Perón se había refugiado en Paraguay y nos hace llegar desde allí el primer mensaje (está por ahí en el libro "Documentos de la Resistencia Peronista", de Roberto Baschetti). Decía que la lucha iba a ser larga, pero que él iba a seguir y que nos estimulaba para que estuviéramos preparados para una lucha prolongada. 

Después de Paraguay, se va a Caracas. De Caracas nos va haciendo llegar sus mensajes. Esos mensajes nosotros los reproducíamos. Primero eran cartas. Entonces nos reuníamos con la gente que estaba consustanciada en seguir la lucha, viejos dirigentes gremiales y militantes en general. Me acuerdo que siempre se hacían reuniones en la casa de un tal Villar, que vivía en Diagonal 75 entre 19 y 20, y había sido dirigente del sindicato de salud. Obviamente se buscaba gente de confianza, que tuviera antecedentes de lealtad a nuestra causa y que realmente estuvieran dispuestos a accionar, y también a asumir el riesgo que significaba poner su hogar como centro de reuniones prohibidas.

El dueño de cada casa se encargaba de convocar a los de mayor confianza, varones y mujeres, para leer los mensajes de Perón. Y así como nosotros lo hacíamos, eso después se repetía en todos lados. Cada uno se encargaba de mantener alerta a la gente, informándole que Perón iba a seguir en la lucha.

De las cartas pasamos a distribuir los mensajes en discos (la única forma de grabación oral de la época) que se pasaban en un aparato, en el legendario Winco. Ahora la gente no sólo leía, sino que escuchaba a Perón, y la motivación era mayor. Imagínense la escena: 5 o 10 compañeros alrededor del aparato, acercando los oídos porque el volúmen se ponía lo más bajo posible para que no se escuchara desde fuera de la casa, con las ventanas cerradas, y a veces, con la luz apagada, por temor a ser descubiertos.

Tanto era así que los servicios de informaciones cuando eso se extendió, y no lograban detener la red de comunicación que se había montado, grabaron en discos mensajes truchos y los hacían circular, dando órdenes contradictorias de Perón. Con una voz que imitaba la de Perón, fraguaban los discos con órdenes falsas para confundir. Enseguida se identificaron cuales eran los falsos y se empezó a avisar a la gente. Fue una maniobra, por los menos precaria, de un gobierno que no encontraba la forma de que la población diera por finalizada la etapa de Perón en la Argentina.

Con los viajes para "promocionar ventas" me conecto con gente que actuaba en Capital Federal y el Gran Buenos Aires en distintos grupos. Siempre en colaboración con el compañero Lewille, con quien como ya dije, nos habíamos juramentado cuando salimos de la cárcel de Las Heras trabajar en la Resistencia Él pertenecía al sindicato petrolero y frente al sindicato de petroleros estaba Cavalli (a quien luego matan, entre otras cosas por negociar con Frondizi), que integraba entonces un cuerpo de dirigentes de primera línea del sindicalismo.

Se produce la fuga de la Cárcel de Río Gallegos de John William Cooke, delegado y enlace de Perón, Héctor Cámpora, ex Presidente de la Cámara de Diputados, Jorge Antonio, anterior consejero de Perón, Guillermo Patricio Kelly, dirigente de la Alianza de Liberación Nacionalista, José Espejo, anterior Secretario General de la CGT, y Pedro José Gómez, dirigente del sindicato de obreros petroleros. Se van a Chile, donde Cooke se radica.

Alguien logra un contacto a través del compañero Roberto Guaresti de La Plata, mediante un enlace con Cavalli, que lo visita a Cooke. Entonces Perón cuando Cooke se radica en Chile, le da órdenes de que se encargue de buscar un hombre que coordine la Resistencia, porque esto, lo nuestro, se había extendido a todo el país, y el efecto era realmente positivo, porque ya no sólo era distribuir y escuchar los discos, sino que ya eran acciones de resistencia activa.

Se empezó con la acción directa, pero todavía relativamente inofensiva. Más precisamente eran sabotajes: dar órdenes a los compañeros de alguna localidad para que se abrieran todas las canillas del agua corriente y así se vaciaran los tanques (ni los gobernantes, ni los gorilas, ni nadie tenía agua), amenazas telefónicas a los funcionarios militares y civiles del gobierno de la Libertadora, cortes de cables de alta tensión, etc..

Una acción que era todavía moderada, pero servía, ya que así la resistencia iba cundiendo, iba tomando cuerpo, y acercaba a los compañeros y compañeras que querían participar.
Eso no sólo se hacía en La Plata, sino en todos lados del país.

Cuando Perón le da orden a Cooke que nombre un coordinador, viaja a Chile Cavalli con el que yo estaba conectado y Cooke lo designa coordinador de la Resistencia a nivel nacional.
A partir de esto, ya se empiezan a recibir directivas precisas y secretas de Perón, vía Cooke, para Cavalli.

Se forma un cuerpo, un grupo de resistencia que integro, Gallo, Elías Pioneta, Julio Troxler y yo entre otros.
Simultáneamente, se había formado una pirámide de organización. Ya no era un accionar espontáneo ni desconectado.
Para ese entonces se habían producido ya las primeras acciones de relevancia, como cuando el General Iñiguez intentó defender al peronismo en Córdoba, convirtiéndose en un hombre de confianza de Perón.

Entonces Iñiguez forma también con militares un cuerpo de resistencia, paralelo a lo civil. Este grupo se llamó COR (Comando de Organización de la Resistencia)
Este COR lo dirige Iñiguez, quien empieza a recibir directivas de Perón, ya por vía directa.
A su vez Perón también hace llegar directivas directas a los compañeros de la parte gremial: Framini, Natalini... que producen la primer huelga.

Quiere decir que Perón formó tres frentes de lucha: el gremial, el de los militares leales, y el de la resistencia civil.
De esa manera Perón empezó a guiar su estrategia. Según le convenía accionaba a unos o a otros. Convocaba una huelga, intentaba un golpe como el de Rosario, o intensificaba el accionar de la parte civil en algún punto. Fue produciendo hechos distintos pero coordinados a su estrategia.

Los nuevos comunicados cada vez más estimulaban su retorno. De manera que alentaban más la lucha.

LAS CONSECUENCIAS DE LOS FUSILAMIENTOS

Los fusilamientos del 9 de Junio de 1956, en lugar de desalentar, incentivaron más la Resistencia. A nosotros nos facilitó la formación de células. Fue mucho más sencillo, porque indignó a la gente. En vez de acobardar, eso motivó a que nosotros pudiéramos tomar más fuerzas. Ya no teníamos que salir a buscar a los compañeros para que actuaran, se nos ofrecían directamente.

La cosa se puso grande, se multiplicaron las células. En cada ciudad no éramos diez o veinte como al principio los que actuábamos, sino que se formaron varias células de cinco personas (la forma clásica de resistencia civil). De manera que si agarran a alguno termina la cuestión en los cinco.

Fui el coordinador de las acciones primero sólo en La Plata y zonas cercanas, y después pasé a ser parte de la coordinación general en Capital Federal, conectándome con los demás activistas del país.

Para ese entonces las órdenes de Perón eran ya de actuar con más violencia. Habíamos conseguido que se formara en Córdoba un equipo bien preparado de compañeros, que conseguía explosivos. Nosotros ya contábamos con otro equipo en Olavarría que sacaba explosivos de las canteras de Fortabat.

Así, unos las robaban, otros los traían y otros hacían los "caños".
Empezamos a distribuir esos materiales en forma masiva. En la cadena de "obtención" de los materiales, envío, distribución y luego colocación, yo era el encargado de la distribución.
En mi zona era yo quien los recibia. Pero había varios grupos en todo el gran Buenos Aires, me acuerdo de un grupo grande en Quilmes. En Capital no tanto, pero el Gran Buenos Aires estaba bien organizado. 

También se habían constituido distintos grupos en el interior del país, en Córdoba, en Salta, en Mendoza, en Rosario, en San Lorenzo... Entonces ya empieza la acción violenta y generalizada.
Poner bombas, incendiar campos... Se quema la Fábrica Rigoleau,... Está en los diarios, diez, veinte bombas por día.

Eso hace que realmente el gobierno de Rojas - Aramburu tambaleara y no pueda seguir. Lo desequilibraban los militares leales, las acciones gremiales, pero lo más efectivo, lo que le afectaba al gobierno era la Resistencia Civil. Porque ya no eran unas bombas aisladas, sino que cuando Perón ordenaba que se incentivaran las acciones, era realmente una situación que desestabilizaba al gobierno. Podían llegar a explotar 100 bombas en un día.

Mi accionar era intenso, ya que por la pantalla del trabajo (no vendía en realidad casi nada) viajaba todos los días, iba a Capital Federal y lo único que hacía era reunirme con los distintos grupos, recibir las directivas y trasladar las directivas, formar nuevos grupos, y coordinar la entrega de los materiales. Todo debía hacerlo con extrema cautela, ya que en el accionar me jugaba la vida yo, y ponía en juego la vida de la gente a la que contactaba. Por ello debía trabajar con gente de suma confianza, que a su vez depositaba en mí parte de su destino.

RELACIONADO: UN DOCUMENTO DESCONOCIDO Y OLVIDADO 
QUE NOS AYUDA A REFLEXIONAR SOBRE EL PASADO

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Etiquetas

11 de Noviembre de 1951 (1) 12 de octubre de 1947 (1) 16 DE JUNIO DE 1955 (3) 17 de Octubre (1) 1935 - 1945 (1) 5 de Julio de 1946 (1) 60º ANIVERSARIO DEL VOTO FEMENINO (1) ALBERTO JOSÉ ITURBE (1) Alejandra Marino (1) alejandra soler (1) ALEJANDRO OLMOS (1) Alemanía (1) Alianza Libertadora Nacionalista (1) Ana Carmen Macri (1) Ana Macri (3) Anabela Gorza (1) Ángel Vicente Peñaloza (1) Aníbal Segismundo Fernández (1) Aniversario del fallecimiento (1) Antenor Sánchez (1) Argentina (1) atizador de fuegos (1) AVELINO FERNÁNDEZ (1) Bernardo Alberte (1) Biografía de María Eva Duarte de Perón (1) Bolsa de Comercio 1944 (1) Campo Quijano (1) carlos abrahan (1) Carlos Caride (1) Carlos Piñeiro Iñiguez (1) Carolina Barry (1) carta de Perón (1) carta de Perón a Mao (1) Celina Martinez Paiva (1) César Marcos (1) Chaco (1) claves de la memoria (1) Comando Superior Peronista (1) Comando Táctico Nacional (1) COMANDO TACTICO PERONISTA (1) Comisión Auxiliar Femenina de la CGT (1949) (1) compañeras de Eva Perón (1) comunidad organizada (1) Congreso de Filosofía del 49 (1) CONICET (1) Consejo Coordinador y Supervisor del Peronismo (1) Consejo Superior del Partido Peronista (1) CONSTITUCIÓN TABÚ (1) Corrientes (1) Cristianismo y Revolución (1) Decreto Ley 4161 (1) Delegadas Territorianas (1) DELEGADOS TERRITORIANOS (1) Delia Degliuomini de Parodi (2) Derechos de la mujer (3) Día de la Raza de 1947 (1) Día de los Derechos Políticos de la Mujer (1) DIA NACIONAL DE LOS DERECHOS POLÍTICOS DE LA MUJER (1) Diputada Provincial de Catamarca (1) disandro (1) Discurso (1) Discurso de Eva Perón (1) DISCURSO DE MARÍA EVA DUARTE DE PERÓN A LAS MUJERES ESPAÑOLAS. (1) Discurso del Gral Perón (1) Discursos de Evita (1) Documental (1) el Chacho (1) EL EXILIO PERONISTA (1) El Ing. Richard F. Maury (1) El Pacto Perón-Frondizi (1) el sanitarista de los argentinos (1) EL SER NACIONAL (1) Elecciones 11 de noviembre de 1951 (1) elecciones generales del año 1951 (1) ELENA FERNICOLA (2) ELVOTO A FRONDIZI (1) enseñanza religiosa (1946-1955) (1) entrevista año 1968 (1) Envar El Kadri (1) ESTER M. FADULL (1) Esther Mercedes Fadul (1) EVA PERON (4) Eva Perón (3) Eva Peròn (1) EVA PERON ACTRIZ (1) Evita (13) ex diputada Esther Fadul (1) Ezio Lorenzelli (1) FADEA (1) Felipe Vallese (1) ferrocarril (1) flota de mar (1) fórmula Framini- Anglada (1) FRAMINI- ANGLADA (1) Framini-Anglada (1) Frente Cívico de Liberación Nacional (1) FUNDACIÓN EVA PERÒN (1) fusilamientos de León Suarez (1) General Charles De Gaulle (1) general Edelmiro Farrell (1) general Manuel Savio (1) Getino (1) Gladys del Valle Porcel (1) gobierno peronista (1946 - 1955) (1) Gral Juan D Perón (2) Gral. ALONSO BALDRICHn nacionalismo (1) GRAL. PERON.POLÍTICA INTERNACIONAL (1) GREMIALISTA COMBATIVO (1) Hernan Benitez (1) HILDA NELIDA CASTAÑEIRA (1) Historia de la Pumita cordobesa (1) Historia de las motos Puma (1) Historia de una traición (1) Hortensia N. Rodríguez de Porcel (1) Hortensia Natalia Rodríguez de Porcel (1) Huaytiquina (1) HUGO DEL CARRIL (1) IAME (1) Iglesia católica (1) Illia (1) independencia económica (1) ingleses y masones en Salta (1) John William Cooke (1) Jorge Fernando Di Pascuale (1) Jorge Rulli (4) Juan D. Perón (1) Juan D. Perón y el Montañismo (1) Juan Domingo Perón (10) Juan Gabriel Labaké (1) Juan Ignacio San Martín (1) Juan José Hernández Arregui (2) JULIO TROXLER (1) La fuerza es el derecho de las bestias (1) La Fundación Eva Perón. (1) La mujer (1) La Mujer en el Peronismo (1) LA PAMPA (1) La resistencia peronista (2) La revolución justicialista (1971) (1) Las Muchachas (1) las primeras presidencias peronistas (1946-1951) (1) legisladoras (1) Les Ambassadeurs. (1) Línea Dura (1) Lista Amarilla (1) Mar del Plata (1) MARGARITA PALACIOS (1) María Estela Martínez de Perón (1) MARIA GRANATA (2) MENDOZA (1) Mensaje ambiental (1) Mi Mensaje (2) Miguel Ragone (2) moto Puma (1) motocicletas del General Peron (1) mujeres argentinas (1) Myriam Corbacho (1) Nélida de Miguel (2) Nelly Omar (1) Nora Lagos (1) OPERACION MASACRE (1) padre del Rastrojero (2) Padre Mujica (1) Palacio Unzué (1) PANAMÁ. (1) Partido Peronista Femenino (4) partido Peronista Salteño (1) PAULINA ESCARDO de COLOMBO BERRA (1) PERIÓDICOS LÍNEA DURA Y SOBERANÍA (1) Perón (5) Perón a la Rosada (1) peronismo (1) PERONISMO SALTEÑO 1946 -1949 (1) plan conintes (1) política (1) portaaviones "ARA Independencia" (1) Presidencia de Juan D. Perón (1946 - 1952) (1) PRIMER GOBIERNO DE PERON (1) primera delegada de Evita en Tucumán (1) PRIMERAS DIPUTADAS NACIONALES (2) provincia de Salta (2) Proyecto Lofer (1) Ramal C 14 (1) Ramal C-13 (1) ramal C-14 (1) RAMAL C14 (1) Ramón Aguilar (1) Ramón Carrillo (2) Ramón Landajo (1) Raquel Adet (1) Raúl Gómez (2) RESISTENCIA PERONISTA (7) resistencis peronista (1) Revolucion fusiladora (1) Revolución fusiladora (2) Ricardo Alonso (1) Roberto Bardini (1) Salta (2) SALTA: El Consejo Superior del Partido Peronista -1951 (1) Seferina del Carmen Rodriguez (3) Seferina del Carmen Rodriguez de Copa (4) Seferina del Carmen Rodríguez de Copa (1) Setiembre de 1955 (1) sinarquia (1) Sinfonía del Sentimiento (1) sionismo progre (1) Solanas (1) Sra. María Argentina Chacana (1) Taco Ralo (1) tehuelches (1) Tractor Pampa (1) TRIUNFO ELECTORAL DE PERÓN EN 1946 (1) Unidades Básicas Femeninas (1) unsa (1) usina de corralito (1) Verdadero Poder Mundial (1) voto a Frondizi (1) Voto femenino (5)