lunes, 8 de abril de 2013

Cristianismo y Revolución




ENLACES RELACIONADOS
Ruinas digitales | Croqueta Digital

LECTURA RECOMENDADA
Roberto Baschetti - Cristianismo y Revolución

Cristianismo y Revolución salió a la calle entre 1968 y 1971 y fue una de las publicaciones emblemáticas de la izquierda argentina. La revista fue dirigida en sus primeros 22 números por el ex seminarista Juan García Elorrio (1938-1970), Jorge Luis Bernetti actuaba como secretario de redacción. Algunos de sus principales columnistas fueron Eduardo Galeano, John William Cooke, Raimundo Ongaro, Rubén Dri y Miguel Ramondetti.
Después que García Elorrio muriera en un confuso accidente de tránsito, asume la dirección su compañera Casiana Ahumada. La publicación, de carácter mensual, se inspiraba en las interpretaciones del Concilio Vaticano II y en corrientes de pensamiento afines a lo que más tarde se definiría como Teología de la liberación.
Los contenidos progonaban una explícita simpatía hacia el socialismo latinoamericano, encarnado en la por entonces joven revolución cubana. La revista funcionó como medio de expresión del Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo y de numerosas organizaciones sociales como también de agrupaciones políticas que en la década de 1970 se irían consolidando como organizaciones armadas.
La descripción detallada de los contenidos número por número en este documento.

LECTURA RECOMENDADA
María Laura Lenci - Peronismo, cristianismo y revolución | Rogelio Demarchi - A la izquierda de Dios Padre
Moira Cristiá - Reflexiones en torno a la imagen y a los imaginarios en Cristianismo y Revolución | Gustavo Morello - Cristianismo y Revolución
Claudio Piñeiro Iñíguez - Los libros, las luchas y el vértigo de la historia
L. Codesido y D. Dawyd - "Liberación" en Cristianismo y Revolución y en la CGT de los Argentinos

La descarga directa no están disponibles, puede leer los ejemplares online en Scribd y descargar las revistas en Ruinas Digitales o El Topo Blindado



Cristianismo y Revolución Nº 1, 1966
Ver en Scribd


Cristianismo y Revolución Nº 2-3, 1966
Ver en Scribd


Cristianismo y Revolución Nº 4, 1967
Ver en Scribd



Cristianismo y Revolución Nº 5, 1967
Ver en Scribd


Cristianismo y Revolución Nº 6-7, 1968
Ver en Scribd


Cristianismo y Revolución Nº 8, 1968
Ver en Scribd



Cristianismo y Revolución Nº 9, 1968
Ver en Scribd


Cristianismo y Revolución Nº 10, 1968
Ver en Scribd


Cristianismo y Revolución Nº 11, 1968
Ver en Scribd



Cristianismo y Revolución Nº 12, 1969
Ver en Scribd


Cristianismo y Revolución Nº 13, 1969
Ver en Scribd


Cristianismo y Revolución Nº 14, 1969
Ver en Scribd



Cristianismo y Revolución Nº 15, 1969
Ver en Scribd


Cristianismo y Revolución Nº 16, 1969
Ver en Scribd


Cristianismo y Revolución Nº 17, 1969
Ver en Scribd



Cristianismo y Revolución Nº 18, 1969
Ver en Scribd


Cristianismo y Revolución Nº 19, 1969
Ver en Scribd


Cristianismo y Revolución Nº 20, 1969
Ver en Scribd



Cristianismo y Revolución Nº 21, 1969
Ver en Scribd


Cristianismo y Revolución Nº 22, 1970
Ver en Scribd


Cristianismo y Revolución Nº 23, 1970
Ver en Scribd



Cristianismo y Revolución Nº 24, 1970
Ver en Scribd


Cristianismo y Revolución Nº 25, 1970
Ver en Scribd


Cristianismo y Revolución Nº 26, 1970
Ver en Scribd



Cristianismo y Revolución Nº 27, 1971
Ver en Scribd


Cristianismo y Revolución Nº 28, 1971
Ver en Scribd


Cristianismo y Revolución Nº 29, 1971
Ver en Scribd



Cristianismo y Revolución Nº 30, 1971
Ver en Scribd



Cristianismo y Revolución

Por Olga Wornat


[Fragmento de Nuestra Santa Madre. Historia pública y privada de la Iglesia católica argentina]

La revista Cristianismo y Revolución apareció por primera vez en septiembre de 1966. La evolución de las ideas políticas de Juan García Elorrío, quien ejerció una gran influencia sobre los pre Montoneros, se plasmaron en cada una de sus notas y editoriales.

También los jóvenes de la Juventud Peronista (JP), fuesen o no católicos, se la devoraban.

Su lectura era obligatoria para poder estar a la page, tal como en los anos cincuenta lo era leer a Proust y en los sesenta a Sartre.

–Yo particularmente no fui un militante cristiano. Vengo de una familia donde se preocuparon porque tomara la primera comunión, pero después no tuve una formación religiosa más amplia.

-Sin embargo, como cualquier joven militante de los setenta me devoraba la revista Cristianismo y Revolución. No se podía actuar, relacionarse ni intercambiar ideas sin leer esa revista – reconoció Dante Gullo, ex militante de la JP.

Hijo de un matrimonio de clase media alta, con panteón familiar en el Cementerio de la Recoleta y el corazón en la derecha católica, Juan García Elorrio no pudo menos que ingresar al Seminario de San Isidro para ser cura.

No tardó mucho en darse cuenta de que su destino no sería el sacerdocio: a los veintiún anos abandonó aquella vieja casa rodeada de árboles, cercana a la Catedral, y tomó como lema de vida las máximas de Camilo Torres y el Che Guevara: -El deber de todo católico es el de ser revolucionario. El deber de todo revolucionario es el de hacer la revolución.

Antes de que muriera sospechosamente atropellado por un auto en 1970, Juan García Elorrio tuvo tiempo para reconciliar a los católicos con la violencia.

-Camilo Torres, silenciado y retaceado por sus propios hermanos cristianos, nos senala el carisma evangélico en la lucha por la liberación de nuestros pueblos y su nombre es bandera del movimiento revolucionario latinoamericano, decía el primer editorial de Cristianismo y Revolución.

En la revista publicaban sus comunicados el ERP, los Montoneros, y las Fuerzas Armadas Peronistas.




Juicios orales contra Ana María Villareal de Santucho, esposa de Mario Roberto Santucho, y Casiana Ahumada, viuda de Juan García Elorrio por presunta "incitación a la violencia", sus abogados defensores fueron Rodolfo Ortega Peña y Eduardo Luis Duhalde. (La Razón, 8 de julio de 1972)


A propósito de Juan García Elorrio, aunque influyó poderosamente en los jóvenes católicos que ingresaban en manada a la guerrilla, todos los testimonios aseguran que a pesar de su gran carisma, no fue muy querido por sus compañeros. Y menos aún por las mujeres, debido a su autoritarismo y misoginia.

-Graciela no tenía un buen recuerdo de García Elorrio, pero la noticia de su muerte la conmovió por algún momento. Después, mientras seguía hablando por teléfono, se acordó de cuando él la echó del Camilo y, enseguida, de cuando una vez que estaban caminando por la calle Córdoba y Pueyrredón y Juan estaba con bronca con una militante.

–Son todas iguales. A las mujeres la política les entra por la vagina, y así les va –recuerdan sobre una anécdota de Graciela Daleo, Caparros y Anguita en La Voluntad.

A finales de los sesenta la Argentina era una hoguera. En abril de 1964, sobre una colina ubicada encima del río Las Piedras, en Oran, Salta, un grupo de guerrilleros –el Ejército Guerrillero del Pueblo– hambrientos y desahuciados, fueron apresados por el Ejército.

Entre ellos –era su jefe– se encontraba Jorge Ricardo Massetti, un militante nacionalista ultracatólico, periodista obsesivo, amigo de Rodolfo Walsh, que había estado con el Che en Sierra Maestra y luego de la revolución, en 1959, fue el mítico jefe de la agencia de noticias Prensa Latina. Ésta fue la segunda experiencia de guerrilla rural en la Argentina. La primera fue Uturuncos, en 1960.

En septiembre de 1968, se descubría en Taco Ralo, a 120 kilómetros de Tucumán, un campamento guerrillero rural, integrado por Néstor Verdinelli, Envar el Kadre, Amanda Peralta de Dieguez, Samuel Slutzky, Dionisio Pérez y el seminarista español Arturo Ferrer Gadea, quienes se definieron como -argentinos, revolucionarios y peronistas.

El mayor Alberte, secretario del Partido Justicialista (asesinado en 1976) los reconoció como tales y la CGT de Ongaro les mandó un abogado. Luego fueron parte de las Fuerzas Armadas Peronistas (FAP) en el seno de la cual estaban además, Carlos Caride y los seminaristas Arturo Ferré Gadea y Gerardo Ferrari, vinculados íntimamente a Cristianismo y Revolución.

Pero también eran reporteados en el mensuario curas del Tercer Mundo, como el padre Hernán Benítez. En septiembre de 1970, a poco del secuestro del general Pedro Eugenio Aramburu, se le preguntaba al cura lo siguiente:

–zNo cree usted, padre Benítez, que los curas del Tercer Mundo, con su prédica de la violencia, son un poco responsables en el fondo del asesinato de Aramburu?

–En el fondo, del asesinato de Aramburu, más responsables que los curas del Tercer Mundo, es usted, soy yo, es el cardenal Caggiano y el propio Aramburu –respondió Benítez.

Y continuó:

-Porque observe usted, los jóvenes señalados por la policía como ejecutores del hecho, no son de extracción peronista. No son gente del pueblo. No son hijos o parientes de los veintinueve argentinos, unos asesinados, otros ejecutados, en junio del '56. Huelen a Barrio Norte. Católicos de comunión y misa regular. Algunos, hijos de militantes de los comandos civiles. Al caer el peronismo contaban con cinco o diez anos.

-Nacieron y crecieron oyendo vomitar pestes contra el peronismo. ¿Qué los lleva a reaccionar violentamente contra el medio social en que se acunaron? A mi entender, dos causas: primera, la convicción de que sólo la violencia barrerá con la injusticia social. Por las buenas jamás los privilegiados han cedido uno sólo de sus privilegios.

Estos jóvenes sienten con una fuerza que no sentimos los viejos, la monstruosidad de que un quince por ciento posea más bienes que el ochenta y cinco por ciento restante. Viven en estado de indignación y de irritación del que apenas podemos formarnos idea (...)".

Juan Manuel Abal Medina, hermano de Fernando, uno de los fundadores de Montoneros asesinado en William Morris, él también dirigente peronista, luego exiliado en México, decía sobre su hermano:

-Saliendo del Buenos Aires, Fernando ingresó en la Facultad de Ciencias Económicas –quería estudiar economía política–.

-Allí comienza una vinculación más cercana de él con grupos vinculados al catolicismo post conciliar, por llamarlo de alguna manera: los grupos vinculados a la teología de la liberación, en especial el de Cristianismo y revolución, que en aquel entonces era el centro periférico de la Argentina.

-Para estas mismas épocas yo me vinculo con quien fue mi primer maestro político: Marcelo Sánchez Sorondo; y colaboro con él como secretario de redacción del periódico Azul y Blanco, durante ocho anos.

-Esta actividad comienza estando yo todavía en el Buenos Aires y dura hasta que tuve 24 anos. En un determinado momento Fernando se aleja un poco de la familia. Esto nos sorprendió a todos. Intenté conversar con él en varias ocasiones.

-A pesar de todo lo abierto que era en sus demás cosas, en este tema de por qué dejaba de estar en casa por semanas, era muy cerrado...

Una época tan alborotada también engendraba sus anticuerpos y la censura se había convertido en algo cotidiano. Todo aquel que generaba la menor sospecha de inmoralidad o comunismo era inmediatamente prohibido.

En los albores de 1968, las cincuenta comisarías de Buenos Aires habían sido instruidas mediante una circular que debía reprimir el auge de las camisas floreadas y los pelos largos. La prioridad era la guerra anti hippie, aun cuando la mayoría de las comisarías no contaran con los elementos necesarios para atender sus funciones específicas.

Como anécdotas divertidas de la época valen las siguientes: una de las víctimas del largo de la cabellera como problema de los organismos de seguridad fue el plástico Ernesto Deira, rapado luego que fuera víctima de una razzia en la inauguración de un café concert que los uniformados confundieron con un mitin -castrocomunista.

En una conferencia de prensa, el jovenzuelo Luis Ángel Dragani, vocero de la cuasi ignota Federación Argentina de Entidades Anticomunistas, denunciaba que gracias a la astucia de uno de sus miembros –había conseguido un curso de detective por correspondencia– había logrado infiltrar las filas hippies y se habían enterado de que sus lideres pretendían convertirlos en guerrilleros al servicio de Pekín, amén de anular la voluntad juvenil suministrándoles drogas como Dexamil Spansule 2 (cuyo único resultado sería convertirlos en anoréxicos o fanáticos del estudio).

Baluarte creativo de la década, el Instituto Di Tella había estimulado una forma de investigación colectiva que rompió con las pautas tradicionales del quehacer intelectual argentino. Allí se sintetizó y procesó toda la experiencia de vanguardia que habían hecho plásticos y músicos.

En mayo de 1968 el Instituto fue clausurado a causa de un evento en el que se exponía un baño público creado por el artista Roberto Plate y al que el público tenía acceso. El descubrimiento de un grafitti con contenidos -porno-políticos (como el de cualquier baño de este tipo) desató las iras de los censores, provocó el cierre del organismo y el proceso de desacato a su director, el ingeniero Enrique Oteiza.

A principios de junio fueron profanadas tumbas del cementerio israelita de Liniers. La liberación en Munich de William Harsters, jefe de la policía de la ocupación alemana en Holanda, responsable de la muerte de mas de ochenta mil judíos, entre ellos Ana Frank, coincidió con la aparición de una fuerte cantidad de publicaciones antisemitas. Mientras tanto, el sacerdote nazi Julio Menvielle, de Tacuara, se enorgullecía, en declaraciones a la revista Panorama, de que -el sentimiento antijudío es cada vez más fuerte en el país y la Guardia Restauradora Nacionalista proponía colgar en Plaza de Mayo al psicoanalista Mauricio Goldenberg.

En 1969, los militantes católicos, Emilio Maza, Carlos Capuano Martínez, Susana Lesgart (asesinada en la cárcel de Trelew en 1972), Ignacio Vélez y Gustavo Ramus realizan el copamiento de la localidad de La Calera en Córdoba, que provocó primero un shock en la población y luego una gran adhesión. Maza fue herido y un sacerdote amigo lo escondió.

Aquí aparece vinculado por primera vez, Elbio Gringo Alberione, sacerdote muy relacionado a la teología de la liberación, que luego abandonó los hábitos y se convirtió en uno de los miembros de la conducción de la organización guerrillera. Un año más tarde vendría el lanzamiento de Montoneros, con el secuestro y asesinato de Aramburu.

En el equipo de Cristianismo y Revolución o el Comando Camilo Torres militaban, entre otros, Casiana Ahumada, esposa de García Elorrio, quien después de la muerte de su marido se convertiría en la directora de la revista, Graciela Daleo, Mario Firmenich, Carlos Ramus, Fernando Abal Medina, José Sabino Navarro y Emilio Maza.

A mediados de 1967 eran treinta militantes que no habían cumplido los veinticinco años, divididos en células casi militares de tres niveles distintos de funcionamiento.

José Sabino Navarro, venía de la JOC de Córdoba, era dirigente mecánico del Smata y tomó el mando de Montoneros cuando fue asesinado Fernando Abal Medina, el 7 de septiembre de 1970 –anos después declarado Día del Montonero– en la confitería La Rueda de William Morris.

Sabino Navarro, el Negro, era un correntino parco, introvertido, aguerrido, de fuertes convicciones políticas y muy querido por sus compañeros.

El Comando Camilo Torres dirigido por Juan María Elorrio fue precélula de Montoneros. Su nombre no hacía suponer que sus militantes debieran ser forzosamente cristianos, aunque muchos lo eran. Una excepción fue Norma Arrostito –mujer de Fernando Abal Medina– que sólo se convertiría al catolicismo estando presa en la ESMA. La mayoría creía en las posiciones de la Iglesia Tercermundista, aunque iban más allá. Consideraban que la violencia iba a ser el método revolucionario por excelencia y se inspiraban en la Revolución Cubana. También iniciaban un acercamiento al peronismo, aunque desconfiaban de las dotes transformadoras de Perón.

Cristianismo y Revolución fue un gran movilizador en la radicalización de los 400 sacerdotes argentinos y del puñado de obispos que apoyaron el Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo (MSTM). Aunque fueron contados los que ayudaron a los guerrilleros o justificaron sus actividades, muchos de ellos –aun cuando trabajaran por la paz– se negaron a condenarlos públicamente y pidieron, en vez de ello, que se cuestionara el sistema generador de su violencia", dice el escritor inglés.

-En un país donde el 90 por ciento de la población estaba bautizada y el 70 por ciento había recibido la primera comunión, las ideas católicas radicales socavaron decisivamente la influencia conservadora que la jerarquía eclesiástica ejercía sobre millares de argentinos. Especialmente los jóvenes despertaron la preocupación por los problemas y los cambios sociales, legitimaron la acción revolucionaria y encauzaron a muchos hacia el Movimiento Peronista, aclara Gillespie, quizás el historiador que mejor desmenuzó aquellos anos.

En realidad, para el puñado de católicos que constituyeron el núcleo montonero, sus fundadores, esas ideas eran el elemento más importante de las modificaciones en la acción.

El 18 de mayo de 1965, Carlos Mugica representó a la opinión católica en el encuentro Diálogos entre Católicos y Marxistas. Fue en la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA y estaba acompañado por Guillermo Tedeschi. En la tribuna opuesta se encontraban Fernando Nadra y Juan Carlos Rosales, dirigentes del PC.

Mugica dejó bien en claro las diferencias entre unos y otros: el concepto de Dios y oración, el sentido del sexo y del arte, la concepción del amor al prójimo y el concepto de persona, fueron puestos en blanco y negro. Pese a ello, aquel encuentro significó el principio del fin de la Juventud Universitaria Católica (JUC).

Los obispos no aprobaron esta reunión. Eduardo Díaz de Guijarro, presidente de los estudiantes católicos, fue citado para dar explicaciones ante la Comisión Permanente del Episcopado, la cual decidió en diciembre de ese año intervenir la JUC.

En los hechos, se la empujó así a su desintegración. A la hora de juzgar, monseñor Adolfo Tórtolo fue uno de los más duros, mientras que el cardenal Caggiano se mantuvo con un espíritu conciliador. Unos anos después, aquellos ex militantes de la JUC secuestraban a Aramburu.

FUENTE: http://www.elortiba.org/cyr.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Etiquetas

11 de Noviembre de 1951 (1) 12 de octubre de 1947 (1) 17 de Octubre (1) 5 de Julio de 1946 (1) 60º ANIVERSARIO DEL VOTO FEMENINO (1) ALBERTO JOSÉ ITURBE (1) Alejandra Marino (1) ALEJANDRO OLMOS (1) Alianza Libertadora Nacionalista (1) Ana Carmen Macri (1) Ana Macri (3) Aniversario del fallecimiento (1) Argentina (1) atizador de fuegos (1) Bernardo Alberte (1) Biografía de María Eva Duarte de Perón (1) Bolsa de Comercio 1944 (1) Carlos Piñeiro Iñiguez (1) Carolina Barry (1) carta de Perón (1) Celina Martinez Paiva (1) claves de la memoria (1) Comando Superior Peronista (1) COMANDO TACTICO PERONISTA (1) Comando Táctico Nacional (1) Comisión Auxiliar Femenina de la CGT (1949) (1) comunidad organizada (1) Congreso de Filosofía del 49 (1) Consejo Coordinador y Supervisor del Peronismo (1) Consejo Superior del Partido Peronista (1) Corrientes (1) Cristianismo y Revolución (1) César Marcos (1) Decreto Ley 4161 (1) Delegadas Territorianas (1) DELEGADOS TERRITORIANOS (1) Delia Degliuomini de Parodi (1) Derechos de la mujer (3) DIA NACIONAL DE LOS DERECHOS POLÍTICOS DE LA MUJER (1) Diputada Provincial de Catamarca (1) Discurso (1) Discurso de Eva Perón (1) DISCURSO DE MARÍA EVA DUARTE DE PERÓN A LAS MUJERES ESPAÑOLAS. (1) Discurso del Gral Perón (1) Discursos de Evita (1) Documental (1) Día de la Raza de 1947 (1) Día de los Derechos Políticos de la Mujer (1) el Chacho (1) EL EXILIO PERONISTA (1) El Pacto Perón-Frondizi (1) EL SER NACIONAL (1) Elecciones 11 de noviembre de 1951 (1) elecciones generales del año 1951 (1) ELENA FERNICOLA (2) ELVOTO A FRONDIZI (1) enseñanza religiosa (1946-1955) (1) entrevista año 1968 (1) ESTER M. FADULL (1) Esther Mercedes Fadul (1) EVA PERON (3) EVA PERON ACTRIZ (1) Eva Perón (1) Evita (13) ex diputada Esther Fadul (1) Felipe Vallese (1) FRAMINI- ANGLADA (1) Framini-Anglada (1) Frente Cívico de Liberación Nacional (1) FUNDACIÓN EVA PERÒN (1) fusilamientos de León Suarez (1) fórmula Framini- Anglada (1) General Charles De Gaulle (1) general Edelmiro Farrell (1) Getino (1) Gladys del Valle Porcel (1) gobierno peronista (1946 - 1955) (1) Gral Juan D Perón (1) Gral. ALONSO BALDRICHn nacionalismo (1) GRAL. PERON.POLÍTICA INTERNACIONAL (1) Hernan Benitez (1) HILDA NELIDA CASTAÑEIRA (1) Hortensia N. Rodríguez de Porcel (1) Hortensia Natalia Rodríguez de Porcel (1) Iglesia católica (1) Illia (1) John William Cooke (1) Jorge Fernando Di Pascuale (1) Jorge Rulli (3) Juan D. Perón (1) Juan D. Perón y el Montañismo (1) Juan Domingo Perón (7) Juan José Hernández Arregui (2) JULIO TROXLER (1) La fuerza es el derecho de las bestias (1) La Fundación Eva Perón. (1) La mujer (1) LA PAMPA (1) La resistencia peronista (1) La revolución justicialista (1971) (1) Las Muchachas (1) las primeras presidencias peronistas (1946-1951) (1) legisladoras (1) Les Ambassadeurs. (1) Lista Amarilla (1) Mar del Plata (1) MARIA GRANATA (2) María Estela Martínez de Perón (1) MENDOZA (1) Mensaje ambiental (1) Mi Mensaje (1) Miguel Ragone (1) Nora Lagos (1) Nélida de Miguel (2) OPERACION MASACRE (1) Padre Mujica (1) PANAMÁ. (1) Partido Peronista Femenino (3) partido Peronista Salteño (1) PAULINA ESCARDO de COLOMBO BERRA (1) PERIÓDICOS LÍNEA DURA Y SOBERANÍA (1) peronismo (1) PERONISMO SALTEÑO 1946 -1949 (1) Perón (4) Perón a la Rosada (1) Presidencia de Juan D. Perón (1946 - 1952) (1) primera delegada de Evita en Tucumán (1) PRIMERAS DIPUTADAS NACIONALES (2) provincia de Salta (2) Ramón Landajo (1) RESISTENCIA PERONISTA (4) Revolución fusiladora (1) Roberto Bardini (1) Salta (2) SALTA: El Consejo Superior del Partido Peronista -1951 (1) Seferina del Carmen Rodriguez (3) Seferina del Carmen Rodriguez de Copa (4) Seferina del Carmen Rodríguez de Copa (1) Setiembre de 1955 (1) Sinfonía del Sentimiento (1) sionismo progre (1) Solanas (1) Sra. María Argentina Chacana (1) Taco Ralo (1) TRIUNFO ELECTORAL DE PERÓN EN 1946 (1) Unidades Básicas Femeninas (1) voto a Frondizi (1) Voto femenino (3) Ángel Vicente Peñaloza (1)